sábado, 19 de mayo de 2012

Solemnidad de PENTECOSTÉS Ciclo B

Tiempo de Pascua – Ciclo B

DOMINGO DE PENTECOSTÉS

Misa del día

27 de mayo del 2012
Monición de entrada:
¡Felicidades hermanos y hermanas, en el Espíritu Santo, en este gran día de Pentecostés.  Hoy celebramos el comienzo y el significado de la Iglesia.  El mismo Cristo resucitado sopla su Espíritu sobre nosotros, el Espíritu Santo asiste, dirige, anima y conduce a su Iglesia.  Es el que nos da vida y fuerza para continuar la misión evangelizadora de Cristo.  Como miembro de la Iglesia, expresemos nuestra fe y gozo en el Espíritu, por nuestras voces, cantando con alegría…

Primera lectura: Hc 2, 1-11


La venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés se anuncia en la primera lectura.  La variada multitud de los oyentes señala el carácter universal y misionero de la Iglesia naciente y de la alianza del Espíritu.  escuchemos  hermanos y hermanas.

Segunda lectura: 1 Cor 12, 3-77. 12-13


La segunda lectura habla de la múltiple acción del Espíritu Santo.  Hay diversidad de carisma o dones, de servicios y funciones, pero todos adquieren unidad tanto en su origen, el Espíritu de Dios, como en su actuar.  La Iglesia vive por la fuerza del Espíritu Santo.

Tercera lectura: Jn 20, 19-23


El Evangelio quiere señalar que, con la ascensión del Resucitado, la época de Jesús se transforma en el tiempo del Espíritu y sus dones: el don de gozo, paz y reconciliación.  Antes de esta proclamación, cantemos con el alegría el Aleluya.


Oración Universal

1.     Por la Santa Iglesia de Dios: para que, llena de los dones del Espíritu, sean congregada en la unidad.  Roguemos al Señor.

2.     Por nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI, por nuestro obispo y por todos los sacerdotes: para que les conceda en abundancia el Espíritu de sabiduría y santidad.  Roguemos al Señor.

3.     Por todos los que trabajan por la paz y la concordia entre los pueblos: para que logren reunir a los hombres y mujeres en el amor.  Roguemos al Señor.

4.     Por los que son víctimas de la debilidad humana, de los extravíos de su propio espíritu o de los errores del mundo: para que el Espíritu del Señor los lleve por las sendas del bien y de la verdad. Roguemos al Señor.

5.     Por el pueblo de Dios aquí reunidos, por los fieles de nuestra comunidad (se dice el nombre de la parroquia) y de nuestra diócesis: para que la fuerza del Espíritu nos haga crecer a todos en la fe y en la unidad. Roguemos al Señor.


Si te ha gustado esta reflexión, regálanos un click aquí
Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.

Comunícate conmigo: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.
Nota: en este servicio podrá aparecer publicidad.  Queremos aclarar que no está bajo nuestra responsabilidad, gracias a esos anuncios, este mensaje te llega gratuitamente.
 Visite, por favor: www.scalando.com    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada