martes, 5 de junio de 2012

X Domigo del Tiempo Ordinario - Ciclo B / Creí, por eso hablé

Tiempo Ordinario – Ciclo B

X Domingo

10 de junio del 2012

Monición de entrada:

En este domingo, la liturgia nos presenta la realidad del mal y del pecado en el mundo.  A la vez nos recuerda que tenemos  a Cristo quien venció el pecado por su propia muerte y resurrección.  Cuando hacemos la voluntad del Padre, entonces estamos con Dios y no contra Él.  La Eucaristía nos da la fortaleza para luchar contra todo lo que no es de Dios en nuestras vidas.  Recibamos al celebrante de  la Misa mientras cantamos.

Primera lectura: Gn 3, 9-15 (Establezco hostilidad entre tu estirpe y la mujer)


Este tercer capítulo del libro del Génesis nos relata la caída de los primeros padres, Adán y Eva.  La primera consecuencia de la ruptura con Dios es la ruptura de las relaciones entre los hombres.  Entra el mal, el pecado, pero también la idea de la victoria sobre el mismo.  Esta lectura anuncia nuestra redención por Cristo.   escuchemos.

Segunda lectura: 2 Cor 4, 13-5,1 (Creí, por eso hablé)


Por su fe, San Pablo tiene que predicar que el Padre resucitó a Jesucristo y que también nos resucitará a nosotros.  Podemos vivir con tribulaciones y dificultades porque éstas pasan y nuestra recompensa será para siempre si vivimos nuestra fe.

Tercera lectura: 3, 20-35 (Satanás está perdido)


En esta sección del Evangelio de Marcos vemos que el número de los que comprenden a Jesús aumenta, incluyendo sus propios familiares.  Jesús vence a Satanás porque es más fuerte que los poderes del mal.  Los que escuchan su palabra de vida y cumplen la voluntad de Dios pertenecen de verdad a su familia.  Recibamos este mensaje con la aclamación del Aleluya.

Oración Universal

1.    Por la Iglesia de nuestro país y por todos los que la formamos: para que siempre enseñe el poder del perdón y sea ella instrumento de reconciliación. Roguemos al Señor.


2.    Por nuestros gobernantes y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública: para que protejan la dignidad de cada persona.  Roguemos al Señor.


3.    Por los misioneros que predican la palabra de Dios: para que sean fortalecidos en sus esfuerzos diarios de dar a conocer al Hijo de Dios.  Roguemos al Señor.


4.    Por nosotros, los aquí reunidos y nuestras comunidades cristianas:  para que tratemos de hacer la voluntad de Dios especialmente cuando Él nos pide mucho.  Roguemos al Señor.

Si te ha gustado esta reflexión, regálanos un click aquí

Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.


Comunícate conmigo: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

Nota: en este servicio podrá aparecer publicidad.  Queremos aclarar que no está bajo nuestra responsabilidad, gracias a esos anuncios, este mensaje te llega gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada