miércoles, 31 de octubre de 2012

XXXI Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B


Moniciones para la MISA


Tiempo Ordinario- Ciclo B

XXXI Domingo

 “Uma religión basada en el amor”

4 de noviembre de 2012
Monición de entrada

Hermanos y hermanas en Cristo, el Evangelio y la primera lectura de hoy resaltan el amor como esencia de la religión.  Amor que no es solamente a Dios, sino también al prójimo.  Por estar basado en el amor resulta ser el cristianismo una religión positiva por excelencia, la religión optimista del sí al ser humano, al mundo y a la vida.  Empecemos esta Liturgia entonando el canto de entrada.

Primera lectura: Dt 6, 2-6 (Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón)


Israel está entrando en la tierra prometida y por eso debe responder con la mayor fidelidad cumpliendo los mandamientos de Dios.  Además de amar a Dios y al prójimo con todo su ser, el israelita profesa su fe diariamente en la oración en la cual proclama que Dios es uno.  Escuchen este mensaje tomado del Deuteronomio.

Segunda lectura: Hb 7, 23-28 (Jesús tiene un sacerdocio que no pasa)



Nos encontramos en la culminación de la doctrina central de la carta a los hebreos, donde  Compara el sacerdocio de Cristo con el de la antigua ley.  El sacerdocio de Cristo es capaz de salvar a los que por él se dirigen a Dios.  Pongan atención a este mensaje consolador en que nos revela la intercesión permanente de Cristo por nosotros ante el Padre.

Tercera lectura: Mc 12, 28-34 (No hay mandamiento mayor que éstos) 

 

El Evangelio de este domingo relata el encuentro y diálogo de un letrado de la ley judía con Jesús, que se encuentra en Jerusalén.  El letrado pregunta a Jesús  cuál mandamiento es el primero de todos.  Jesús le responde citando un texto del Deuteronomio y añade el segundo mandato: “Amarás al prójimo como a ti mismo”.  No hay mandamiento más importante.  Les invito a que se pongan de pie para que cantemos el Aleluya.

Oración Universal

1.    Por todo el pueblo cristiano: para que la unidad y la caridad mutua reinen en la comunidad cristiana universal.  Roguemos al Señor.

2.    Por todas las naciones y sus habitantes: para que puedan servir mejor a Dios Padre todopoderoso en la paz, en la justicia y en la prosperidad temporal. Roguemos al Señor.


3.    Por nuestros difuntos: para que el Señor les dé el descanso eterno, los reciba en su reino y los corone de gloria. Roguemos al Señor.

4.    Por todos nosotros los que participamos de esta Eucaristía: para que abramos nuestras manos y nuestros corazones y ayudemos fraternamente a los demás. Roguemos al Señor.

5.    Por un aumento en las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal. Roguemos al Señor.

Exhortación final

(Tomado de B. Caballero: La Palabra Cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 397)

 

Te bendecimos, Padre, porque Jesús nos resume toda tu ley

en un solo mandamiento, centrado en el amor a ti y al prójimo.

Gracias también porque tu Espíritu nos permite amarte como hijos

y abrirnos al hermano, completando el círculo del amor en Cristo.

 

Te reconocemos, Señor, como nuestro verdadero y único Dios

a quien debemos amar y servir con todo el ser, alma y corazón.

Y queremos también cumplir el mandato y testamento de Jesús:

ámense unos a otros como yo los he amado; así serán mis discípulos.

 

Ayúdanos, Señor a abandonar los ídolos de nuestro egoísmo

para centrarnos en el mandamiento principal y primero, porque

amarte a ti y al prójimo es cumplir tu ley enteramente.


Amén.

Si te ha gustado esta reflexión, regálanos un click aquí

Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.

 

Comunícate conmigo: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

Nota: en este servicio podrá aparecer publicidad.  Queremos aclarar que no está bajo nuestra responsabilidad, gracias a esos anuncios, este mensaje te llega gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada